Introducción a los Ensayos Sobre las Pretensiones de FECODE

Por: Gustavo González C.

Los cuatro ensayos que se ofrecen para consideración del lector traen argumentos que sin desconocer las acciones positivas de FECODE en el pasado: condiciones salariales justas para los docentes, servicios de salud para los docentes y sus familias, y ser vocero de un grupo de docentes –‘grupo’, porque no todos los docentes afiliados se hallan de acuerdo con las actuaciones y pretensiones de las directivas   de dicho Sindicato--.

Con sus actuaciones recientes dejan en claro que su prioridad es el bienestar de sus afiliados antes que la de sus estudiantes. Estos, que deberían ser la razón de ser de su profesión, no parecen hallarse en el blanco de sus objetivos y pretensiones. De los profesores y maestros la sociedad espera no sólo derroteros de conocimientos para las nuevas generaciones, sino pautas de comportamiento que permitan a los jóvenes cuando sean adultos convivir en paz con sus coetáneos.

Pues bien, la violencia que se vive en las ciudades del país, cohonestada cuando no liderada por representantes de ese Sindicato cuestiona si en verdad esos integrantes de dicha agrupación son personas idóneas para ejercer el oficio de profesor y maestros.

Hay sindicatos en la historia del país que desaparecieron para mejoría de la actividad que sus integrantes ejercían. Un caso es el de Puertos de Colombia, cuyos estibadores determinaban cuándo, qué y cómo manejaban la carga de los buques causando demoras innecesarias. Se liquidó la entidad y hoy la Sociedad Portuaria en Cartagena es ejemplo internacional. Otro caso es el de los operarios de los Ferrocarriles Nacionales de Colombia, una entidad que tomó un siglo en consolidarse para construir alrededor de 5000kms de vía férrea. Por las demandas de sus integrantes, los ferrocarriles desaparecieron del panorama dando curso al transporte en propiedad hoy de empresarios privados.

Aunque la educación difícilmente puede colocarse como actividad semejante a las ilustradas, sin embargo, la educación en el país cuenta con una porción importante de iniciativas privadas que atienden la educación. En mayor proporción la educación superior y en menor la primaria.

El Covid-19 es un cambio de Era y es la educación una de las actividades que mayor transformación sufrirá en la nueva Era. Lo que pareciera una imposibilidad hoy, que el Estado no sea el principal proveedor de la educación primaria, puede darse con modalidades estatales-privadas donde los profesores y maestros sean de vocación y por ello los padres y madres de familia opten por una educación no sindical de sus hijos.  De no cambiar sus propósitos y modalidades de imposición de sus pretensiones ¿es una falacia que   FECODE corra igual suerte a los casos mencionados por surgir modalidades radicalmente nuevas de educación?

 

Gustavo González C.

Profesor Titular

Facultad de Administración

Uniandes